Pasajes

P    A   S   A   J    E    S  → La naturaleza es constante. Se insinúa, pero de modos sutiles. Sus insinuaciones pueden ser como la de dos liquidámbares en un estacionamiento, separados más o menos por tres metros. Hay que decir que es el inicio de la primavera. Estos árboles de altura semejante, de frondosidad parecida, son marcadamente distintos. Uno está completamente rojo, el otro, verde intenso y lleno de brotes. La individualidad es un hecho.

→    →    →

     de dónde

a mitad del patio

     esa hoja

          fibrosa

  rosa-oliva

               limada en su punta

                           con los rastros

    de un desprendimiento

                         abrupto y antiguo

                                                           de eucalipto

                      así

                           despostillada

 aunque rebota

                                    aún

                                el penúltimo brillo

        de luz plata

                          y soba el piso

                                         sisea

      se desliza

                   de dónde

                                     la energía

                                      para sobre sus bordes

   despegar

                      batirse

                                     en rápidos

   espasmos

               hasta salir

                         en el dominio

                                       de una ráfaga

y sumarse

                     al espacio…

Los símb∞l∞s cabalgan de un lado para otro. Un caballo es el sexo pero también la disciplina. De ahí que la mejor poesía, la más natural, la menos retorcida, requiera menos apoyo, o nada de contexto.

←    ←    ←

          pájaros

                            pequeños o grandes

       nada sabemos desde aquí

        pero trenzan sus trinos

    ni suaves

                    ni pesados

               trinos y ya

   entre nosotros

        al final del azul

                              descabalgándose

      hacia el barranco claro del día

somos

fuimos

seremos

silbidos

cuerpos también

y atención…

Quisiera escribir del modo más sencillo, desde la temperatura sostenida a lo largo del año en mi ciudad. Deslizar el lápiz con soltura y firmeza al mismo tiempo. Algo así como aquello que Godard expone con tanta claridad: yo no escribo mis guiones; improviso a medida que avanza el rodaje. Ahora bien, esta improvisación no puede ser sino el fruto de un trabajo interior previo y que supone una concentración. De hecho, yo no sólo hago cine cuando ruedo: hago mis películas cuando sueño, cuando como, cuando leo, cuando hablo con ustedes…

↔    ↔    ↔ 

     un perro

          viejo

  blanco

   de pelaje

      despelado

                  o anudado

     nariz rosa

  ojo                     rojo

      quemado de         sol

          manchitas de aceite

      lluvias

   intercambios

     sorpresivos

        de fluidos

                             decidido

                                                    en su suciedad

      errante

                          su gen de lobo

                           arcaico

               sin perrada

ni               adelante

      y    si es eso

sólo       eso

                       donde para

            huele

            escarba

lo               del                       hueso

que   lo  obliga

 nada                                                                                                   más…

Texto: José Luis Bobadilla nació en la ciudad de México en 1974, el resto es ruido…

Agradecimiento especial a Nydia Lilian por  facilitarnos las fotografias de su serie  35MM. ¡Muchas gracias! <3

Anuncios